Punta Piedra

Hotel

DCIM100GOPROGOPR0821.

El hotel Punta Piedrero Ecolodge, ubicado en la provincia de Manabí, en la ciudad de Puerto López, a orillas del Océano Pacifico Sur. Todo el hotel está en armonía con el medio ambiente todas sus instalaciones están orientadas a la conservación de los bienes naturales y animales.

Contamos con 14 habitaciones, las cuales poseen vista al mar, TV LED de 32’ ó 50’, Wifi en todo el hotel, agua caliente, áreas sociales amplias, BBQ, Chimenea y alquiler de kayaks, bicicletas y tours de buceo.

El Ecolodge posee una amplia variedad de palmeras, plantas y árboles, los cuales le dan un ambiente más acogedor y tranquilizante, se dispone de una atención al huésped de tal modo que se sienta en casa, sin dejar de lado la excelencia.

Al estar al borde del mar y a menos de 100 mts del muelle, se pueden realizar variadas actividades acuáticas o simplemente relajarse en el hotel con unos masajes o gimnasia pasiva.

Punta Piedrero Ecolodge, el lugar donde la aventura y la diversión van de la mano con la relajación y buena atención.

Testimonios

Nuestros huéspedes cuentan su experiencia

  • We camped here for 7 nights and we loved our time there. The kitchen is well equipped and there are local markets and shops close by so you can do all your food shopping, too. The staff are really friendly and have loads of good advice and tips for seeing places like Los Frailes. You’re right on the beach!

    “Safe camping at the beach” – TripAdvisor
  • My fiancé and I stayed here for about 5 days, and this has by far been one of our favorite places we’ve stayed in our entire trip through South America. Prices were great, view was incredible, and all the workers were helpful and kind. They helped us use their kayaks, made us a bonfire, and overall helped with any questions we had!

    “Excellent Ecolodge” Jessica S. TripAdvisor
  • Desde la ubicación, frente al mar, hasta la edificación del hostel, los detalles de buen gusto en un estilo cálido, rústico y hasta romántico….son coincidentes con el buen trato, don de gentes, calidez y amabilidad de su dueña. Me encantó y volvería una y otra vez.

    “ENCANTADOR” – Silvia, Buenos Aires